Me rindo al acero

En ocasiones cuesta rendirse a la evidencia. A mí, en esta ocasión, me ha costado 39.000 horas, las de los 1.625 días que han transcurrido entre estas dos fotografías.

Orient

Orient

Uso, mayoritariamente, correas de piel para mis relojes. En verano el caucho o los materiales sintéticos, como la silicona o el nylon, constituyen también una opción habitual. Pero me confieso poco amante de las pulseras metálicas, denominadas armis. Por cierto, esta denominación procede de la marca de un fabricante de este artículo, que se generalizó hasta devenir el sustantivo con el que los aficionados conocen lo que, en puridad, debería de ser llamado pulsera.

Pero bueno, a pesar de lo poco que me gustan en general es cierto que algunos relojes no admiten otra sujeción que el armis. No, no es una razón técnica, es, simplemente que no los veo de otra forma.

Tras cuatro años y medio reconozco públicamente que en el caso del Orient CEY04002B el acero macizo es el material idóneo para asir este maravilloso nipón a la muñeca.

Orient

Hace ya tiempo que tenía claro que ninguna correa encajaba con este precioso reloj, y que la original tiene un aspecto acharolado que no me convence, como tampoco lo hace el pespunte en blanco que la adorna. Por eso la única opción era su pulsera, que se ajusta a la perfección y costituye una una sola pieza con la caja

Orient

El armis me permitirá re-estrenar un reloj que, a mi entender, sigue siendo una de las mejores opciones en relación calidad precio, y que además presenta una de las complicaciones menos usuales, la hora mundial totalmente funcional, el circulo de las horas gira en sentido antihorario de manera que se puede leer en cualquier momento la hora en 23 husos horarios

Orient

El reloj puede presumir de muchas otras virtudes, la reserva de marcha, el zafiro, la manufactura de su calibre,… y ahora, además, del armis macizo característico de los Orient, un lingote de acero que combina el pulido el cepillado

Orient

Claro que, con el armis, el reloj ha aumentado notablemente de peso, y ahora supera los 180 gramos

Orient

Gracias a la pulsera despertaran las horas que duermen en sus ruedas, como el pájaro duerme en las ramas. No había olvidado a mi Orient, no, pero es cierto que ha estado mucho tiempo en el ángulo oscuro de la caja.

  1. Encara no hi ha cap trackback.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: