La epifanía del Cortebert

Cesare Brandi, que dirigió durante más de 20 años el «Istituto Centrale per il Restauro» explica que, al restaurar la materia, solo hacemos un acondicionamiento para que la imagen verdadera de la obra de arte se haga presente, como una epifanía. Epifanía, esa palabra de origen griego [επιφάνεια] que significa «fenómeno milagroso» Si, la explicación resulta algo compleja,… tal vez con unas fotografías…

Cortèbert

El reloj ya era una auténtica joya en el estado en el que lo encontré, pero lo excepcional del Calibre 677, manufactura Cortébert, sus 40 mm de diámetro (excluida la corona) y mi filia hacía la marca me llevaron a buscar un profesional capaz de revivir la pieza.

Ahí a la derecha tenéis una pequeña lista de excelentes profesionales, lógicamente opte por uno de ellos, en este caso JuanRa Ruiz, de la relojería Ancora de Avilés. Él no me propuso una simple restauración de esfera, concebía la restauración como una actuación integral sobre todas las partes del reloj. Esfera, caja y calibre.

Lógicamente, el trabajo sobre la esfera es el que se hace más evidente a la hora de comparar el antes y el después. Lo más relevante, en mi opinión es la naturalidad del color. Las esferas blancas no eran blancas, eran color hueso, color cáscara de huevo, color hielo, blanco perla, blanco papiro,… pero nunca, jamás de los jamases,… nunca eran de ese blanco titanlux cegador que caracteriza las malas restauraciones. JuanRa ha conseguido que la esfera aparente que no ha transcurrido ni un solo día el medio siglo que lleva este reloj guardando los tiempos desde que salió de la manufactura del cantón de Berna.

Cortèbert

Revivir la esfera no es sólo cuestión de color. El trabajo artesano sobre las esferas de los relojes «populares» de los años 50 y 60 del siglo XX hace que las texturas también cuenten, y mucho, a la hora de que la restauración tenga ese componente de epifanía que describe la teoría de Brandi

Cortèbert

Los calibres manufacturados por Cortébert forman parte de la historia de la relojería. Algunas de las marcas con más renombre en la actualidad deben ese prestigio a Cortebert, que fue decisiva para encumbrar marcas que la sobrevivieron. El 677, con volante compensado, es uno de los emblemas de la marca

Cortèbert

JuanRa dice que ha hecho una restauración integral; Brandi, que definió la restauración, diría que ha conseguido que la imagen verdadera de la obra de arte se haga presente

Cortèbert

  1. Encara no hi ha cap trackback.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: